Espacios únicos e inimitables. Máxima exclusividad con los productos más increibles del mercado. Iuniks, Just Exclusive.
  • Inicio
  • Tipos de ventanas para piscinas

Tipos de ventanas para piscinas

El atractivo estético de las ventanas para piscina es más que claro. En la actualidad, ya no solo es posible su inclusión en las paredes de una piscina como ventana, ojo de büey o similar sino que ya, por sí solas pueden llegar a ser incluso las propias paredes o el fondo de una piscina.

Esto es posible gracias al desarrollo que han experimentado en su fabricación y desarrollo, a lo largo de los últimos años, así como a la utilización de nuevos materiales más duraderos y resistentes, que a su vez permiten mayores posibilidades de diseño.

La mayoría de las ventanas subacuáticas que nos podemos encontrar en el mercado están fabricadas, o bien en diferentes tipos de vidrio, o en materiales acrílicos, policarbonatos, Plexiglas®…

El vidrio fue el primer material que se utilizó para este tipo de productos, siendo el vidrio templado y el vidrio laminado, los más utilizados. Ambos son tratados térmicamente, siendo posiblemente el vidrio laminado el más resistente.

Con el paso de los años, su uso ha ido disminuyendo al mismo tiempo que ha crecido el uso de otros materiales acrílicos. Entre otras cosas, gracias a un peso mucho menor, más duro que el vidrio estándar, gran resistencia a la intemperie, mucho menor deterioro y amarilleamiento del material a lo largo de los años… En definitiva, aspectos que han hecho que el uso del vidrio para ventanas subacuáticas se haya reducido enormemente.

Lo habitual cuando hablamos de ventanas para piscina, es el que cada proyecto sea diseñado a medida, teniendo en cuenta las formas y medidas que se buscan, y eligiendo el grosor más apropiado en cada caso.

Un aspecto fundamental cuando hablamos de ventanas en acrílico es el tiempo de enfriamiento del material una vez que se ha fabricado dicha ventana. El acelerar de forma artificial ese proceso o no respetar el tiempo necesario de secado (generalmente viene determinado por el grosor de la ventana), puede ser el responsable de que pasados pocos años nos podamos encontrar con grietas o filtraciones indeseadas. Por tanto, se tranta de un punto muy a tener en cuenta a la hora de decidirnos a instalar una ventana.

Para más información, contacta con nosotros.

Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Iuniks en la red